A pesar de la lentitud de la industria farmacéutica en adoptar algunas tecnologías, como el internet de las cosas, no podremos evitar que éstas acaben transformando como nos mantenemos ‘saludables’. IoMT o también HIoT (Healthcare Internet of Thing) son soluciones que abaratan la gestión (o autogestión) de la salud, algo en lo que debemos ir pensando para los próximos años. Este tipo de internet o, más bien dicho, nivel de conectividad entre dispositivos nos ayudará a monitorizarnos y estar informados acerca de nuestra salud. No solo eso, sino que compartiremos y escalaremos esta información con nuestros ‘proveedores de salud’.

Porque el internet de la cosas, en salud, no deja de ser un sistema de conectividad/comunicación entre distintos dispositivos médicos y aplicaciones que recogen datos para compartir con los sistemas tecnológicos de los proveedores.  Un estudio de Allied Market Research preve un crecimiento absolutamente espectacular para este tipo de dispositivos para 2021, con un volumen de mercado cercano a los 137 billones de dólares. El parque actual, de unos 3.7 millones (de dispositivos) que, de algún modo, monitorizan alguna parte de nuestro cuerpo.

Hay distintos motivos para dar credibilidad a un aumento tan significativo y exponencial. Un mayor grado de accesibilidad a estos dispositivos y el menor coste de los sensores son dos puntos. Uno de los proyectos, de los que estamos lanzando en Valaiü, es justamente un portal para facilitar el acceso a este tipo de dispositivos. Desde un punto de vista más tecnológico, la tecnología móvil que tenemos es NFC (Near Field Communication) y RFID (Radio Frequency Identification), tecnologías que ya se comunican con los sistemas de IT.

Además, no perdamos de vista que las patologías crónicas están en aumento (en detrimiento de un menor número de decesos) o el envejecimiento de la población. Y la tecnología nos ayudará a satisfacer una demanda en mejores tratamientos a un coste menor. Es una excelente perspectiva para pacientes y para los players en la industria farmacéutica. La fibra óptica, la expansión del acceso a internet de alta velocidad, a nivel mundial, y las políticas sanitarias de los países auparán al crecimiento y adopción de tecnologías como IoMT.

 

Photo by Crew on Unsplash